El Salvador es uno de los países que conforman Centroamérica. Este país, al igual que la mayoría del continente americano, ha experimentado una serie de acontecimientos que sin duda han marcado su historia. Desde la época de la independencia, en donde se experimentó una rebelión que puede considerarse como el primer gran paso hacia la independencia centroamericana, hasta hoy en nuestros días se puede notar esa transición en este país.
Pero uno de los hechos que marcó a El Salvador fue sin duda la guerra civil que aconteció desde 1980 y se prolongó hasta 1992. Bien se sabe que este conflicto trajo consecuencias muy negativas, debido a la gran cantidad de pérdidas humanas que se estima en 75 000, grandes pérdidas materiales y un daño a la economía que hasta ahora, no se ha podido recuperar. Sin embargo, entre estas consecuencias, se encuentra el surgimiento de otro problema: la violencia generada por las pandillas.El origen de las pandillas en El Salvador se ubica en los años de su posguerra civil y al día de hoy es un problema que lo ha llevado a posicionar como uno de los países más violentos del mundo.1

Las pandillas en El Salvador.

Las pandillas son un fenómeno muy conocido sobre todo en la región centroamericana, en donde han surgido con más fuerza. Estas se erigen como referentes sociales muy específicos en países o regiones, expresando desde identidades estudiantiles o barriales, hasta identidades criminales o mafiosas.2Un punto muy importante que es sumamente clave para entender este fenómeno, es que estas tienen sus orígenes en un fenómeno de transculturación, en el reflujo histórico generado por las migraciones y las deportaciones, de centroamericanos hacia o desde Estados Unidos de América.3

Las pandillas en El Salvador tienen sus orígenes a finales de la década de 1980 y a principios de 1990, ya que comenzó la influencia de pandillas desde los Estados Unidos. Así, iniciaron a instalarse las primeras células de la ‘Mara Salvatrucha’ y la ‘Barrio 18’ que no tuvieron ningún problema en desmantelar las que ya existían en el país.

Desde 1990, las pandillas han aumentado en números descontrolados sobre todo en población entre los 17 y 30 años debido en parte, a las necesidades de identidad juvenil, sustitución del afecto y la protección familiar, reproducción material y satisfacción de los intereses de recreación.4Una característica a resaltar en dicho grupo de personas, es que en su mayoría son desertores del sistema escolar, provenientes de hogares disfuncionales, de actitud agresiva y dispuestos a correr cualquier riesgo, incluso a entregar su seguridad y su vida.5

En estas condiciones ya mencionadas, las personas adheridas a estos grupos terminan cometiendo varios crímenes que pueden ir desde el vandalismo y el robo de autos, hasta los homicidios y el tráfico de drogas.6Todo lo anterior, dirigido por algún líder de los grupos delictivos, incluso desde la cárcel; se cree de hecho, que la cabeza principal de las pandillas salvadoreñas opera desde Estados Unidos, desde reclusorios en California, Florida, Chicago, Washington, Texas o Nueva York.7 Gracias a ello, su crecimiento continúa aún fuera de El Salvador.

Según fuentes oficiales de EUA, la MS8opera en 14 estados, mientras que la policía mexicana asegura que opera en 22 estados de México. Según la policía salvadoreña, la MS tiene presencia relevante en 10 de los 14 departamentos del país y su presencia en Honduras y Guatemala es igual o más determinante. Tanto la MS como la 189 continuamente una intensa labor de reclutamiento de niños y jóvenes; en EUA con los inmigrantes recién llegados.10Con este crecimiento, han llegado a controlar gran parte de las fronteras, sobre todo las fronteras del sur con México.

A continuación, se indagará sobre los asuntos políticos que acontecieron en El Salvador y que de alguna manera influyeron en la crisis de violencia que acontece hoy en día.

Posguerra, ¿época de paz?

Una vez terminada la guerra civil con los acuerdos firmados el 16 de enero de 1992 en el castillo de Chapultepec, se proponía comenzar en El Salvador un ambiente de paz y de reestructuración que había carecido prácticamente desde la época de la dictadura militar de Maximiliano Hernández Martínez y se prolongó hasta lo que propició la guerra civil. No obstante, hubo varias cuestiones que no permitieron dejar del todo atrás la violencia que había aquejado a los salvadoreños con la guerra.

Por un lado, además del surgimiento de las pandillas, un problema que se notó inmediatamente después de haber terminado la guerra civil, fue el descontrol de las armas, pues terminando la guerra, más de medio millón de armas de fuego quedaron en manos de civiles. Tras la firma de la paz en enero de 1992 ningún gobierno afrontó de lleno la tarea de recolectar las armas de fuego y de prohibir su libre uso.11

De igual forma, desde la política, un hecho que hizo evidente la impunidad que sería característica fundamental del período de la posguerra fue la publicación de la llamada Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz, que se convirtió en ley el día 23 de marzo de 1993. Así, con este decreto se otorgó la amnistía absoluta e incondicional a todas aquellas personas y cómplices involucrados en crímenes que no sobrepasaran a las veinte víctimas, a pesar de haberse iniciado o no una sentencia judicial (Inciso IV. Decreto N° 486).12Con esto, los niveles de impunidad comenzaban a ascender en toda clase de nivel social existente, pues de alguna manera, “los actos no tenían consecuencias”.

Otro sector que estaba muy afectado durante la guerra civil fue el económico, debido a que se cerraron negocios y pequeñas empresas debido a la situación, había carreteras y puentes destruidos y algo muy importante fue la migración de personas en mayor número hacia Estados Unidos en busca de trabajo y por la gravedad de la situación violenta que aquejaba el país.

Es por lo anterior que, al finalizar la guerra civil, se trató de impulsar un proyecto económico basado en el neoliberalismo con el apoyo de los Programas de Ajuste Estructural (PAE) y los Programas de Estabilización Económica (PEE), los cuales no reconocían los problemas políticos, sociales, económicos e institucionales estructurales propios, y el contexto de guerra civil por los que cruzaba la nación.13

Este modelo económico fue impulsado de manera acelerada sin tener en cuenta dichos problemas en distintos sectores del país y a la vez que se intentaba mejorar la situación con este, solo la empeoró en otros aspectos. Por ejemplo, el mercado laboral del país se encontraba inmerso en el subempleo o en actividades laborales de baja productividad, poca remuneración, sin horarios de trabajo, sin vacaciones, sin prestaciones sociales, sin sistema de pensión.14 Y otro aspecto muy afectado fue la cuestión salarial puesto que el modelo económico mantuvo la estructura de inequidad en el momento de la repartición. Todo lo anterior abrió la brecha de desigualdad social, uno de los principales motores del ‘pandillismo’.

Repunte de la violencia en la posguerra.

De acuerdo a estadísticas, el repunte de los homicidios en El Salvador se da a partir del año 2004, año que presentó una tasa de crecimiento de 22,8% con respecto al año anterior y una tasa de homicidios que se posicionó en 51,1 cada 100 mil habitantes. Desde ese año se registran entre 8 y 12 homicidios diarios. Asimismo, se resalta que el año 2009 se ubica como el más violento registrado en décadas, con una tasa de homicidio de 70,4 cada 100 mil habitantes.15

Entonces, debido a estas cifras que indican un incremento excesivo de la violencia en el país, fue necesario implementar algunos planes para intentar contrarrestarlo como lo fueron el “Mano Dura” en 2003, “Súper Mano Dura” en 2004 y el “Plan Sarissa” en el 2007. En contraste a los objetivos, estos planes fracasaron debido a que sólo se trató de reducir la delincuencia generada por las pandillas o estos grupos delictivos, dejando de un lado otros problemas que acontecían como el narcotráfico o la corrupción en diversos sectores. A su vez, a raíz de estos planes, también comenzaron a señalar a los sectores más pobres del país como los principales focos de generación de pandilleros. Esto por supuesto trajo la exclusión y rechazo hacia las personas que vivían en dichas poblaciones, dejándolos incluso sin oportunidad de empleo e incluso educación, aumentando así la desigualdad social.

Además de estas consecuencias, una de las más importantes fue que, con estos planes, comenzó a generarse un auténtico ambiente de guerra entre policías y pandilleros, demostrado con las estadísticas ya citadas.

Así pues, es como comienza a surgir este problema tan grave de la violencia en El Salvador, pero como ya se mencionó, no sólo las pandillas se ven implicadas en esto, sino también la toma de malas decisiones gubernamentales, en todos los sectores posibles, que finalmente terminan afectando a la sociedad salvadoreña.

En 2015, hubo una jornada de tres días de violencia en El Salvador que causó revuelo internacional. Estos días fueron el 16,17 y 18 de agosto. En cada uno de estos días hubo cerca de 40, 42 y 43 muertos, respectivamente. Debido a esta jornada de homicidios, a los días mencionados se les denominó: “los días más violentos del siglo.”16

Estas olas de violencia desatadas se debían, según la policía, al incremento de enfrentamientos entre pandilleros y policías. Esta tendencia de asesinatos es bastante preocupante, pues El Salvador cerró 2015 por arriba de los 6.000 homicidios. Es decir, 91 asesinatos por cada 100.000 habitantes.17

Según infiere Natalia Guerrero de BBC Mundo, si esto continua, 2016 podría cerrar como el año más violento..

A continuación, una tabla con cifras de homicidios de 2009 a 2015.

Homicidios en El Salvador

Año en que se cometieron

4 367

2009

4 004

2010

2 594

2012

2 499

2013

3 912

2014

6 640

2015

Posibles soluciones.

Revisando a detalle la tabla anterior, se puede subrayar que hubo una reducción de homicidios entre el año de 2012 y 2013. Esto se debió gracias a la labor del ex presidente de El Salvador, Mauricio Funes, quien en 14 de marzo de 2012 anunció un acuerdo de tregua entre el gobierno salvadoreño y las pandillas ‘Mara Sarvatrucha’ y ‘Barrio 18’; todo con el firme objetivo de frenar la guerra y violencia entre estas facciones.18La tregua duró cerca de tres años y se les brindó concesiones a los miembros de las pandillas, entre ellas el traslado de la cárcel de máxima seguridad Zacatecoluca a otros penales más laxos.19

Esto redujo notablemente la violencia en el país pero esta tregua se vio disuelta cuando el actual presidente, Salvador Sánchez Cerén, anunció el fin de los diálogos mediante un discurso emitido el día 5 de enero del 2014.20

Debido a la situación vivida en este esquema de violencia, también algunos sectores del pueblo salvadoreño se han manifestado en favor de la paz y en repudio de la violencia. Tal es así que el martes 27 de octubre de 2015, hubo una notable manifestación liderada por pastores y feligreses de diferentes iglesias evangélicas que se manifestaron en San Salvador para pedir a las pandillas el “cese inmediato” de la violencia.21Esto refleja el ambiente de desesperación entre la población misma.

Además de las constantes detenciones que se han realizado en los últimos meses, llaman la atención dos noticias en las que se proponen soluciones a este problema o en todo caso, se trata de luchar contra ello.

El primero fue un acuerdo firmado el mismo 27 de octubre del 2015 entre El Salvador y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) con el fin de crear más espacios recreativos para frenar la violencia.22Por supuesto, hubo una buena inversión de por medio. Y el segundo, una propuesta hecha por el presidente Sánchez Cerén como una ley de reinserción social para los pandilleros.23

Estas operaciones e intentos realizados por el gobierno de El Salvador son una muestra de tomar una política de acción inmediata ante la grave crisis violenta que vive. Si bien, estas posibles soluciones aún no han visto frutos, pueden ser un paso interesante para tratar de reducir este problema.

  1. Redacción La Prensa Gráfica (20 de octubre del 2015), La Prensa Gráfica. Visto en: http://www.laprensagrafica.com/2015/10/20/the-economist-publica-el-salvador-es-el-mas-violento 05 de diciembre del 2015.
  2. Armando Jiménez Larios, “Las pandillas en El Salvador: la violencia como medio de poder”, p. 49.
  3. Idem
  4. Armando Jiménez Larios, Op. Cit., p. 50. 5 Idem.
  5. Idem
  6. Armando Jiménez Larios, Op. Cit., p. 52.
  7. Idem
  8. Mara Sarvatrucha.
  9. Barrio 18
  10. Armando Jiménez Larios, Op. Cit, p. 53.
  11. Juan José Dalton (29 de agosto del 2015), El País. Visto en: http://internacional.elpais.com/ internacional/2015/08/29/actualidad/1440810158_117118.html 05 de diciembre del 2015.
  12. Melissa Salgado, “Factores clave para entender la violencia en El Salvador”, p. 87.
  13. Melissa Salgado, Op. Cit., p. 88.
  14. Melissa Salgado, Op. Cit., p. 89.
  15. Melissa Salgado, Op. Cit., p. 91.
  16. Fuente: Natalia Guerrero (diciembre, 2015), BBC Mundo. Visto en: hAp://www.bbc.com/mundo/noacias/
  17. Visto en: hAp://www.bbc.com/mundo/noacias/ 2015/08/150821_salvador_record_muertos_maras_pandillas_ng 05 de diciembre del 2015.
  18. Visto en: hAp://www.bbc.com/mundo/noacias/ 2015/08/150821_salvador_record_muertos_maras_pandillas_ng 05 de diciembre del 2015.
  19. Visto en: hAp://www.bbc.com/mundo/noacias/ 2015/08/150821_salvador_record_muertos_maras_pandillas_ng 05 de diciembre del 2015.
  20. “No podemos volver al esquema de entendernos y de negociar con las pandillas porque eso está al margen de la ley”. – Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador, respecto a la tregua hecha por la administración anterior.
  21. Redacción La Prensa (27 de octubre del 2015), La Prensa. Visto en: hAp://www.laprensa.hn/mundo/ 894764-410/iglesias-evang%C3%A9licas-piden-a-pandillas-parar-violencia-en-el-salvador 05 de diciembre del 2015.
  22. Redacción La Prensa Gráfica (27 de octubre del 2015), La Prensa Gráfica. Visto en: hAp:// www.laprensagrafica.com/2015/10/27/el-salvador-y-eua-firman-un-acuerdo-para-la-prevencion-de-la- violencia 05 de diciembre del 2015.
  23. Redacción telesurTV (24 de octubre del 2015), telesurTV. Visto en: hAp://www.telesurtv.net/news/El- Salvador-propone-rehabilitacion-para-miembros-de-pandillas-20151024-0043.html 05 de diciembre del 2015.